Ten una nariz nueva perfilada en segundos

Rinomodelación, el novedoso método para modificar la nariz sin pasar por el quirófano.


El mundo de la belleza sorprende cada vez más con sus métodos de vanguardia. Uno de ellos es la rinomodelación, que permite cambiar la forma de la nariz sin necesidad de someterse a una operación y sin tener las molestias del postoperatorio.

Además, es un tratamiento que ha avanzado bastante porque, inicialmente, solo permitía resultados temporales. Hoy, sin embargo, pueden ser permanentes.

La nariz es una de las partes del cuerpo que más demandan operar los pacientes y, en su mayoría, las realizan “para mejorar su autoestima porque arrastran ese complejo durante años”.

A diferencia de pasar por el quirófano, la rinomodelación permite modificar, mediante el uso completamente certificado del Metacrill, la curvatura de la nariz, es decir, puede conseguir que una nariz aguileña tenga un contorno completamente recto e incluso permite elevar la punta de la nariz.

¿Cómo se realiza la rinomodelación?

En la rinomodelación se utilizan sustancias de relleno reabsorbibles, es una intervención 100% ambulatoria, donde a través de unas pequeñas inyecciones se corrigen las imperfecciones de la nariz. Teniendo en cuenta que la nariz es una zona de mayor sensibilidad.

Se aplica al paciente una crema anestésica y una vez que ha hecho su efecto, en dos puntos clave para el tratamiento administramos una pequeña cantidad de anestesia local (ya imperceptible gracias a la anterior tópica). La rapidez del procedimiento, en el que normalmente se emplean 15 o 20 minutos, permite al paciente poder seguir con su rutina habitual justo al salir de la consulta.

¿Es la rinomodelación un tratamiento seguro?

Su aplicación es una práctica segura cuando la realiza un profesional que tenga conocimiento de la anatomía facial y experiencia en la aplicación de ácido hialurónico o hidroxiapatita cálcica, que son ahora mismo los productos de elección para una rinomodelación sin cirugía.

Son pocos los casos clínicos donde se tienen que ayudar con la aplicación de nuevos hilos tensores para que se pueda conseguir mayor levantamiento de la punta nasal. Los efectos secundarios de una rinomodelación realizada con una buena praxis se pueden limitar a un leve edema de la nariz que desaparece unas horas después del tratamiento y a un pequeño hematoma que puede salir en los puntos de inyección.


Like it? Share with your friends!