Tips sencillos para tener unos buenos glúteos o nalgas

Estos son los secretos para tener un trasero que siempre quisiste y ser la atracción de todos.


Tips sencillos para tener unos buenos glúteos o nalgas

Los glúteos redonditos, firmes y levantados nos hacen sentir más poderosas y mejor con nosotras mismas, ya sea cuando nos ponemos nuestro pantalón favorito o cuando nos vemos desnudas en el espejo, ¡no lo podemos negar! Pero siendo sinceras, no todas tenemos la gracia de que nuestra retaguardia sea así por naturaleza y es difícil tonificarla desde cero, sobretodo cuando tenemos kilos de trabajo en la computadora y poco tiempo para movernos. Entonces, ¿qué hacer?

Has ejercicios para levantar los glúteos caídos

Algunos piensan que hacer mucho cardio es la clave para reafirmar los glúteos y otros aseguran que una sola rutina diaria lo puede conseguir. Lo cierto, es que ambas ideas son un error, pues el exceso de actividad cardiovascular puede generar pérdida de masa magra, y llevar el mismo entrenamiento por varios meses sin descanso, no permite que se recupere el músculo (ni que se reconstruya).

Sentadilla profunda

Párate con la espalda recta, los pies abiertos a la distancia de los hombros y los brazos firmes hacia el frente. Después, baja el tronco y la cintura hasta lo más abajo que puedas; sube lentamente y repite 10 veces, durante 3 ciclos.

Ranas

Acuéstate boca arriba, junta las plantas de los pies, apoya los brazos a los costados y levanta la cadera como si hicieras un puente. Baja y repite el movimiento 10 veces, por tres series.

Descansa lo suficiente

Si duermes menos de 8 horas al día eres más propensa a tener unos glúteos débiles y flácidos, ya que la hora del sueño es cuando las células se regeneran y los músculos se recuperan. ¡OMG! Ahora que lo sabes, tómate más en serio apagar todos tus dispositivos en la noche para descansar lo necesario, si es que de verdad deseas ese booty súper firme.

No comas menos, como mejor

Para acabar con la grasa “mala” que se encuentra en los glúteos, lo mejor es consumir una abundante variedad de alimentos que nos ayuden a crear músculo, que sean purificantes y que contengan grasas “buenas”. Por ejemplo, las hojas verdes, el pescado, los aguacates, las nueces, el pollo, los frutos rojos y el huevo.


¡Compartir con tus amigos!