Alan García quiso matar a fiscal Pérez durante intervención: «Le meto un balazo a ese huevón y me mato yo»

Según reveló IDL-Reporteros, el expresidente Alan García, tenía planeado disparar contra el fiscal José Domingo Pérez y luego matarse.


El portal IDL-Reporteros aseguró que una fuente reveló que días antes de atentar contra su vida de un disparo, el expresidente Alan García habló acerca de la posibilidad de ser detenido por el fiscal José Domingo Pérez por el Caso Odebrecht y las cartas que tomaría sobre el asunto.

Según detalló, el líder aprista señaló que había hablado con el exrepresentante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, y que éste le había asegurado que no lo iba a implicar en el pago de sobornos de la constructora brasileña.

“García contó que habló con Barata, que lo había llamado por teléfono. Me dijo que no lo iba a implicar…. También me dijo: ‘yo le meto un balazo a este huevón [José Domingo Pérez] y me mato yo’. Me mostró que se había metido un balazo el otro día. Le dije que no piense en esas cosas, que no iba a pasar nada”, señaló.

IDL-Reporteros también divulgó una serie de conversaciones de WhatsApp entre Alan García y José Antonio Nava Mendiola, hijo del exsecretario de la presidencia Luis Nava Guibert, entregadas por el colaborador 2017-007-4. Por ejemplo, el 4 de marzo de 2019, el expresidente le escribió tres mensajes seguidos a Nava Mendiola:

“Esto le pasé a Aurelio para que lo hiciera llegar a los amigos, pero no sé si pasó”. “Leí su consejo. Lástima por la situación, porque los amigos son los únicos que podrán hacer la Línea II elevada y soy el único que podría impulsarlo”. “Ojalá pasara. Es posible lograrlo”.

Nava Mendiola contesta con un: “OK señor”. “Mañana tengo reunión”. A continuación, los mensajes se hacen extraños, virtualmente delusivos: “Así terminará, voy a tumbar a los españoles”.

Nava Mendiola contesta: “La dilatación del avance se está dando por la falta de seriedad de la empresa, además de la del gobierno. Ojalá un cambio de timonel logre que se plasme la necesidad del pueblo”.

Y García añade: «Solo los amigos pueden. Me encargo».

“Es muy cierto”, se apresura en responder Nava Mendiola.

“Avisar”, dice García.

“Sí, señor”, termina Nava Mendiola el diálogo.

El lunes 18 de marzo, García envió otro mensaje: “En qué andarán nuestros amigos? El gobierno anda dando señales contradictorias”. Según Nava Mendiola, con “los amigos”, Alan García se refería a Odebrecht y a Barata. “Creía que yo tenía una comunicación con Barata, y quería que le haga llegar el mensaje”, acotó.

Según el testimonio del aspirante a colaborador eficaz 2017-07-03, el 19 de octubre de 2018, el hijo de Miguel Atala, Samir, que también figuraba como titular de una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA), recibió una llamada telefónica por WhatsApp de Alan García.

El expresidente le dijo que necesitaba comunicarse con su padre, Miguel Atala, y que lo había llamado porque pensaba que ese “era el teléfono dos de su papá”. Samir Atala informó a García que “su padre no estaba con él” y aceptó transmitirle el mensaje de que “con suma urgencia se vaya a Chosica”.

Según la versión del aspirante a colaborador eficaz 2017-07-03, Miguel Atala “señaló con un poco de incomodidad que seguían con el mismo tema que debía irme del país porque sino le darían prisión preventiva”.

Sin embargo, el 16 de octubre, en respuesta a una petición del fiscal José Domingo Pérez, el Poder Judicial había ordenado el impedimento de salida del país por 12 meses a Miguel Atala. Según José Antonio Nava, Alan García le preguntó en las semanas finales por Atala y le respondió que no le contestaba el teléfono.


Like it? Share with your friends!