Congresista Edgar Alarcón Tejada pide al gobierno que reabran las iglesias

El legislador considera que no hay excusas para reabrir la iglesias


El presidente de la Comisión de Fiscalziación del Congreso, Edgar Alarcón Tejada, pidió a través de sus redes sociales, que el gobierno reabra las iglesias en vista que nos encontramos en el mes del Señor de los Milagros.

Cuando llega el mes de octubre, empiezan las celebraciones al Señor de los Milagros en distintas partes del Perú y el mundo. La venta de turrón se apodera de las calles y los fieles acuden a la procesión vestidos de morado, listos para acompañar al también conocido Cristo de Pachacamilla, Señor de los Temblores o Cristo Moreno.

Las calles también se tiñen de morado en muestra del fervor que miles de personas tienen a la imagen del Señor de los Milagros. Pero, ¿qué es lo que motiva a las personas a acompañar esta multitudinaria procesión?

La verdadera historia detrás de la celebración del Señor de los Milagros

Pocas personas se han preguntado por qué celebramos en octubre al Señor de los Milagros. Después de leer la historia que hay detrás de esta celebración que reúne a miles de fieles, empezarás a creer en los milagros 😉

La llegada de los esclavos negros al Perú se remonta al año 1528, pero alrededor del año 1650, los negros angolas, que trabajaban como esclavos en la zona de Pachacamilla, se asociaron y levantaron su cofradía en dicho lugar.

En una de las paredes de adobe de la cofradía, un esclavo negro natural de Angola y de nombre Benito o Pedro Dalcón dibujó la imagen de Cristo Crucificado sin haber tenido estudios de pintura o conocimientos sobre el tema. Simplemente lo hizo por su inmensa devoción a Cristo.

Cabe mencionar que la imagen fue hecha en una pared tosca y pintada cerca de una acequia de regadío. No tenía un acabado perfecto, pero era la pintura que los esclavos angolas adoraban en sus ratos libres y le atribuían varios milagros.

El 13 de noviembre de 1655, cinco años después de haberse creado la cofradía, alrededor de las 14:45 horas, un fuerte terremoto azotó Lima y Callao. El desastre natural trajo consigo el derrumbe de mansiones, casonas, templos, y dejó pérdidas humanas y numerosos damnificados.

La cofradía estaba hecha de adobe y, como era de esperarse, todas las paredes del recinto se derrumbaron menos una. La pared donde se dibujó a Cristo quedó intacta, sin ningún tipo de resquebrajamiento, a pesar de ser una pared débil y sin mucha fuerza para soportar el violento movimiento telúrico 😮


Like it? Share with your friends!