Exministro declaró que Martín Vizcarra lo utilizó como intermediario para recibir sobornos, según fiscal

Exministro de Agricultura, autorizó que se develara su identidad de colaborador eficaz en el proceso en el cual ha señalado que coordinó la entrega de un pago indebido de 1 millón 300 mil nuevos soles.


El exministro de Agricultura José Manuel Hernández, colaborador eficaz en la investigación que se le sigue a Martín Vizcarra por presuntos sobornos en el caso ‘Club de la Construcción’, declaró que fue «utilizado» por el expresidente para ser el intermediario de los sobornos que recibió de parte de la constructora ICCGSA para la construcción del Hospital de Moquegua, según dio a conocer el fiscal Germán Juárez, a cargo de este caso.

«Hernández Calderón ha señalado que Martín Vizcarra prácticamente lo utiliza a él para que sea el intermediario entre este consorcio, que estaba representando, y quien era quien hacía las veces de gerente comercial, por Rafael Granados, para ese pago indebido que le piden de 1 millón 300 mil nuevos soles», comentó.

Durante la audiencia en la que el fiscal Germán Juárez sustentó su pedido de 18 meses de prisión preventiva contra Martín Vizcarra, el representante del Ministerio Público citó las declaraciones del exministro y persona cercana al expresidente, quien, además, ha autorizado que se devele su identidad como colaborador eficaz en este proceso.

«La declaración de José Manuel Hernández es de vital importancia en este hecho. Este colaborador puso a disposición de este despacho su teléfono celular para acreditar su versión en el sentido de las comunicaciones que tuvo con Martín Vizcarra referido a este tema del Hospital de Moquegua y referido a las entregas de dinero», apuntó.

Esta mañana, durante más de tres horas, el fiscal Germán Juárez Atoche expuso ante el Poder Judicial los argumentos que sustentan su pedido de 18 meses de prisión preventiva contra el expresidente Martín Vizcarra por haber recibido presuntos sobornos de las empresas Obrainsa e ICCGSA durante la licitación de los proyectos Lomas de Ilo y Hospital Moquegua, en su gestión como gobernador regional, dentro del caso ‘Club de la construcción’.

Como primera imputación, el Ministerio Público atribuye a Martín Vizcarra el presunto delito de colusión agravada por otra obra: la elaboración del expediente técnico y construcción para ampliación del Hospital de Moquegua, en el cual se realizó una concertación -a través de su amigo y exministro de Agricultura José Manuel Hernández- con la empresa ICCGSA para favorecerla en esta licitación a cambio de un beneficio económico que fue entregado a través de su intermediario y de manera directa.

La Fiscalía también le atribuye a Martín Vizcarra, en su calidad de autor y en su condición de gobernador regional de Moquegua, el haber intervenido de manera directa en la licitación internacional para la construcción del proyecto Lomas de Ilo, en cuya proceso el expresidente habría concertado con integrantes del consorcio Obrainsa -que postulaba en esta concurso- para favorecerla a cambio de un beneficio económico.

El presunto soborno por el Hospital de Moquegua

En la construcción del Hospital de Moquegua a Martín Vizcarra se le acusa por el presunto delito de cohecho pasivo impropio al haber solicitado, durante su periodo de presidente regional, un donativo de 1 millón de soles a Rafael Granados, gerente comercial de la empresa IGGSA, para formalizar el otorgamiento de la buena pro pese a que se trataba de un acto propio de su gobierno. Según la tesis fiscal, el dinero que fue gestionado por intermedio de José Manuel Hernández, persona cercana a Martín Vizcarra.

En este caso, la Fiscalía cuenta con la declaración del colaborador José Fernando Castillo, gerente general de IGGSA, quien reveló que Martín Vizcarra solicitó dinero a esta compañía a través del exministro de Agricultura José Manuel Hernández para dar la aprobación a la oferta presentada por el consorcio hospitalario.

Según la tesis fiscal, en este caso, el pago del millón 300 mil soles que habría solicitado Martín Vizcarra se hizo «de manera escalonada». Los pagos de este presunto soborno se dieron entre el 2014 y 2016, la mayoría a través del exministro José Manuel Hernández, quien ha autorizado el levantamiento de su identidad como colaborador eficaz, y dos entregas de manera directa a Martín Vizcarra, una de estas de manera presencial en las oficinas de IGGSA donde le entregaron un saldo de 30 mil dólares.

Durante la audiencia, el fiscal Germán Juárez dio detalles de comunicaciones entre el empresario Rafael Granados Cueto, exgerente comercial de ICCSA, y José Manuel Hernández en las que el exministro le comunicaba que Martín Vizcarra «estaba presionando» para que se le pague lo acordado en un evento de la la CADE (1 millón 300 mil soles).


Like it? Share with your friends!