¿Quién fue Pedro Ruiz Gallo? El gran reloj de Lima

Descubre la vida y obra de Pedro Ruiz Gallo, el héroe militar e inventor chiclayano que construyó el Gran Reloj de Lima.


el gran reloj de la ciudad de Lima

Pedro Ruiz Gallo nació en Chiclayo en 1819 y fue un héroe militar que luchó en la Guerra del Pacífico contra Chile. Además de ser un destacado militar, Ruiz Gallo también fue un inventor y científico autodidacta. En 1858, diseñó el primer submarino del Perú y lo presentó al gobierno, pero su proyecto fue rechazado. A pesar de esto, Ruiz Gallo continuó con sus inventos y creaciones.

La creación del Gran Reloj de Lima

En 1869, el entonces presidente del Perú, José Balta, convocó a un concurso para la construcción de un gran reloj que sería colocado en la Torre del Observatorio Astronómico Nacional. Pedro Ruiz Gallo presentó su proyecto y fue elegido como ganador del concurso.

Ruiz Gallo tardó un año en construir el Gran Reloj de Lima, y lo hizo con piezas y materiales importados de Europa. El reloj fue diseñado para que pudiera ser visto desde cualquier punto de la ciudad y su precisión era tal que nunca se atrasaba ni adelantaba más de 10 segundos.

El legado de Pedro Ruiz Gallo

Aunque el Gran Reloj de Lima fue destruido, el legado de Pedro Ruiz Gallo continúa vigente. Su trabajo como inventor y científico autodidacta fue pionero en el Perú y sentó las bases para el desarrollo de la tecnología y la ingeniería en el país.

Además, Ruiz Gallo es recordado como un héroe de la patria, tanto por su papel en la Guerra del Pacífico como por su legado como inventor y científico. Su figura ha sido homenajeada con la creación de diversas instituciones educativas y culturales en su nombre, y su nombre es recordado como uno de los grandes personajes de la historia del Perú.

Conclusión

Pedro Ruiz Gallo fue un héroe militar, inventor y científico autodidacta que dejó un legado importante en la historia del Perú. Su creación del Gran Reloj de Lima fue una obra de ingeniería mecánica sin precedentes en su época y su precisión y belleza lo convirtieron en una de las obras más importantes del siglo XIX. A pesar de su destrucción, el legado de Ruiz Gallo continúa vivo y es un ejemplo para las futuras generaciones de científicos e inventores peruanos.


Compartir Noticia